1

¿El volumen está en guerra?

La expresión guerra del volumen es la mejor manera de describir lo que en la actualidad ocurre, se refiere a la tendencia de la industria musical a grabar, producir y emitir música elevando progresivamente el volumen todos los años creando un sonido que año a año suena mas fuerte.

Este fenómeno puede ser observado en muchas áreas de la industria musical, particularmente en la radiodifusión y discos lanzados en CD y DVD. En el caso de los CD, se deriva del deseo de los productores y artistas de crear CD que suenen lo más fuerte posible compitiendo con otros artistas o discográficas.

Post 67 Mismo programa, ahora y antes

Mismo programa, ahora y antes

Sin embargo, como la amplitud máxima de un CD llega hasta un nivel establecido, el volumen general sólo puede ser incrementado reduciendo el rango dinámico.

Esto se hace incrementando el volumen de las partes bajas, mientras que los picos más altos son destruidos o severamente disminuidos. En ciertos casos con alta compresión se introduce distorsión o recorte de la forma de la onda de la grabación, aun peor es que estamos de está forma destruyendo lo que el artista quiso transmitir. Podemos ver en la ilustración lo planteado.

Durante algún tiempo las actuaciones en vivo se alejaron de esta moda, pero lamentablemente hoy día quieren imitar como se escucha la grabación en CD o DVD y caen de la misma manera en este absurdo.

Volumen

Cuando se compara dos grabaciones con distinto volumen, se tiende a pensar que aquella más fuerte se escucha mejor. Esto puede ser atribuido a la forma en que el oído humano responde a distintos niveles de presión sonora; nuestra habilidad para responder a la frecuencia cambia de acuerdo a diferencias en el nivel de presión sonora, cuanto mayor es el SPL, mayor es la percepción de frecuencias bajas y altas. La música con más volumen es más fácil de escuchar y entender en ambientes ruidosos como un automóvil con un sistema de audio estándar, tren, o una calle concurrida. El volumen alto también puede producir sonido subjetivamente bueno en grabaciones puestas en reproductores de baja calidad, como audio Web, radio AM, televisión mono y teléfonos.

Detractores

Esta práctica ha sido condenada por varios profesionales de la industria discográfica, incluyendo melómanos y entusiastas de la alta calidad.

Si un CD es transmitido por una estación de radio, aplicará su propio procesamiento a la señal, que reduce aún más el rango dinámico del material transmitido para acercarse aún más a niveles de amplitud absoluta, independientemente de la grabación original.

Los detractores han pedido inmediatos cambios en la industria musical con respecto al volumen. Los ingenieros encargados de la masterización estaban siendo obligados en contra de su voluntad a sacar discos más altos para captar la atención de la industria. Muchas bandas han hecho sus registros más fuertes en contra de su voluntad.

Los fans les están pidiendo a sus bandas que relancen sus discos con menos distorsión. Esto nos indica un descontento general con esta práctica.

Expertos del audio, también están preocupados porque el volumen de los nuevos álbumes podría dañar el oído de los oyentes, en especial en niños.

Ing. Carlos Maiocchi
Gerente General – Equaphon

Carlos Maiocchi

One Comment

  1. Es verdad, ya no hay diferencias entre un piano, pianisimo o un forte o fortísimo. Lo que escribieron los músicos en sus partituras quedo destrozado por los compresores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *