0

Curvas de compensación para micrófonos

Los micrófonos (en especial los de medición) suelen tener una respuesta en frecuencia mucho más plana que cualquier otro transductor. Sin embargo, sin importar su precio o marca, nunca es ideal. Afortunadamente, muchos desperfectos se pueden mejorar con una curva de compensación. En este post se desarrolla el concepto con algunos ejemplos.

Obtener la respuesta al impulso (o respuesta en frecuencia) de un altoparlante es relativamente simple. Hace falta excitarlo con una señal eléctrica y medirlo con un buen micrófono. Siendo el elemento menos lineal de la cadena, los errores inducidos por los otros instrumentos (generador de ruido, placa de audio, micrófono, etc..) se tornan despreciables.

ej

Con los micrófonos no sucede lo mismo. En este caso la excitación debe ser acústica y es bien sabido que generar un impulso ideal con un altoparlante no es tarea fácil, sino incluso imposible. La señal de prueba debe ser de banda ancha y perfectamente plana. En la figura se observa, a modo referencial, la respuesta en frecuencia de un micrófono de medción y la de un parlante de campo cercano “plano”. Ambos son de buena calidad, sin embargo hay notorias diferencias en la linealidad de sus respuestas.

Para empeorar las cosas, no existen dos micrófonos iguales. Las curvas mostradas en las hojas de especificaciones generalmente muestran la respuesta promedio de una partida o, en algunos casos, muestran la curva de cada micrófono con su número de serie. Si se observan varias curvas de un mismo modelo se podrán notar las diferencias propias del proceso productivo.

images

Por estos motivos, muchos fabricantes brindan la “curva de compensación” de sus micrófonos. Esto es una serie de valores (generalmente en un archivo *.txt) que contienen la información espectral necesaria para obtener una respuesta en frecuencia “plana”. Cada curva se corresponde con un único micrófono identificado por su número de serie. Estos valores se pueden ingresar en un software de medición para obtener mayor precisión.

En la imagen de la izquierda se puede observar gráficamente el concepto. La curva azul es la respuesta en frecuencia propia del micrófono y la verde es la compensación que se realiza. Ambas sumadas dan la curva negra, que es notoriamente más plana que la azul.

Esto también permite a los fabricantes de sistemas integrados utilizar micrófonos de bajo costo y compensar sus falencias con cálculo. Siempre y cuando estén dentro de rangos aceptables, las correcciones de respuesta en frecuencia no generan conflicto.

Los inconvenientes suceden cuando las correcciones son grandes (mayores a +6dB). Incrementar la amplitud de un rango de frecuencia aumenta inevitablemente el piso de ruido y se genera un rango dinámico variable en función de la frecuencia. Si las correcciones son groseras la medición puede resultar ruidosa en ciertos rangos del espectro. Sin embargo, para la mayoría de los micrófonos sólo es necesario corregir hasta 3dB principalmente en los extremos del espectro, no suele haber variaciones mayores.

Facundo Ramón
Investigación & Desarrollo – Equaphon

Facundo Ramón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *